Vistas a la página totales

jueves, 20 de julio de 2017

18 de Julio del 2017 - Mensaje de la Virgen María y de Santa Bernadette a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 18 de Julio del 2017
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Queridos hijos, hoy, cuando ustedes conmemoran el aniversario de Mi primera Aparición a Mi hijita Santa Catalina Labouré, sentada en la silla, dando a Mi hijita Catalina las grandes profecías que habrían de suceder en el mundo y en Francia, en la Iglesia y en las Naciones; Yo vengo nuevamente para decir a ustedes: “Recen, solamente con la oración, ustedes pueden impedir el avance del mal y de los malos en el mundo, y hacer con que el bien triunfe.”

Coloquen el Rosario en sus manos y recen con más amor, a fin de que sus oraciones de amor transformen el mundo en desierto de odio, en un jardín de amor. Esfuércense por hacer la oración de amor, que es la única que agrada y es válida delante de Dios.

Vivan la virtud de la obediencia a Dios.

A este mundo rebelado y enemistado contra Dios que les dice para desobedecer a Dios, digan: “Sí, yo serviré, yo obedeceré a Dios.”

Yo estoy con ustedes y todos los días acompaño a ustedes en esta jornada para el Cielo.

Recen Mi Rosario, sean buenos, sean fieles cumplidores de los Mandamientos de Dios y de sus deberes, esto es la perfección que agrada a Dios.

A todos Yo bendigo con amor: de PARÍS… de LOURDES… y de JACAREÍ.”


MENSAJE DE SANTA BERNADETTE

(Mensaje privado para el Sr. Carlos Tadeo, Santa Bernadette prometió dar Mensajes particulares a él cada día 18 del mes, para enseñarle el camino de la santidad)


“Amadísimo hermano Carlos Tadeo, hoy, Yo, Bernadette de Lourdes, vengo una vez más del Cielo para bendecirte y para decirte: “Sirve a la Inmaculada como Yo serví, con amor, obediencia y perseverancia.”

Sirve a la Inmaculada, ofreciendo a Ella toda tu vida como Yo ofrecí.

Sirve a la Inmaculada, aceptando con fe y coraje todas las cruces que vinieren a ti como vinieron a Mí y ofrece todo a la Inmaculada por la conversión de los pecadores, sobre todo, los más obstinados y endurecidos en el pecado.

Sirve a la Inmaculada, viviendo todos los días en el amor de Ella, o sea, haciendo todo con amor y por amor a Ella, colocándola en primer lugar siempre más en tu vida, despreciando las cosas mundanas, dejando y renunciando a todo lo que se opone a Ella, para que entonces, verdaderamente, tu vida sea un reflejo y un eco perfecto de la Mía, que fue una vida de amor y servicio a la Inmaculada.

Sirve a la Inmaculada, procurando todos los días crecer más en el amor sobrenatural, o sea, el amor ágape por Dios y por Ella, procurando siempre más purificar tu corazón de toda especie de amor o pensamiento humano, para que tú puedas tener verdaderamente el amor sobrenatural, místico y en pura transformación, ágape, la Llama de Amor pura de la Madre de Dios, para con ese amor: servir, obedecer y tornar conocida y amada a la Inmaculada.

Sirve a la Inmaculada en el amor y por amor todos los días, abriendo, dilatando el corazón siempre más a Ella por fervientes oraciones, ardientes sacrificios, meditación, lectura espiritual y sobre todo, haciendo el ejercicio diario de morir siempre más para ti mismo y así, vivir sólo en la Inmaculada y para la Inmaculada.

Quedes sabiendo amadísimo hermano Mío, que Yo una vez cuando estaba en el Convento, casi morí por causa del asma que atacara fuertemente Mis pulmones, dándome los inicios de la tuberculosis. Sí, casi morí. Aquel gran sufrimiento, aquel gran dolor ofrecí a ti, que vi en visión mística, en el futuro, sirviendo y amando a la Inmaculada con Nuestro amadísimo Marcos. 

Ofrecí aquellos dolores lancinantes de Mi cuerpo, de Mis pulmones, la sofocación, la sangre que Yo entonces vertía de Mis pulmones y que hicieron a los médicos y a todos a Mi vuelta, dárenme ya como condenada a muerte. Recibí la extremaunción y por gracia de la Inmaculada no morí, pero sobreviví.

Ella quería que Yo continuase sufriendo y rezando por la conversión de los pecadores, y también por ti amadísimo hermano, para que pudieses tener todas las gracias y ser idóneo, digno, capaz, fiel a la gran misión que Ella te confía al lado de Mi amadísimo Marcos.

Quedes pues sabiendo que muchas y muchas veces sufrí y todo ofrecí por ti, porque Yo te amo mucho y porque deseo ayudarte a servir a la Inmaculada como Yo serví, juntamente con Mi amadísimo Marcos, para que entonces, la Inmaculada pueda triunfar y salvar muchas y muchas almas.

Por eso, cuente conmigo siempre, porque en Mí tú tienes una amiga, abogada, intercesora y defensora siempre constante, que nunca, nunca te dejará.

Continúes rezando el Santo Rosario todos los días, pues, por ello tú tendrás la Llama de Amor de la Madre de Dios, para amar con amor sobrenatural, ágape y puro.

Ama a tu hijo Marcos con amor ágape, como él te ama, para que así, verdaderamente, tú puedas juntamente con él, mostrar al mundo lo que es el amor sobrenatural, ágape, el amor celeste y así, todas las almas quieran y deseen poseer y sentir ese gran amor, vivir ese gran amor y morir abrasados en ese santo amor.

Yo te bendigo con amor: de NEVERS… de LOURDES… y de JACAREÍ.

La paz, quede en la paz del Señor.”


lunes, 17 de julio de 2017

16 de Julio de 2017 - Mensaje de la Virgen María y de Santa Emilia a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 16 de Julio del 2017
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 


FIESTA  DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Queridos hijos, Soy la Señora del Carmen; hoy, cuando conmemoran Mi fiesta, Mi Aparición a Mi hijo San Simón Stock, Yo vengo una vez más del Cielo para decirles: “Usen Mi Escapulario del Carmen con amor.”

Aquellos que lo usaren toda la vida y murieren con él, no conocerán las llamas eternas y serán liberados por Mí del Purgatorio en el siguiente sábado al día de su muerte.

Usen Mi Escapulario del Carmen con amor, procurando también vivir una vida santa, para que entonces, la santidad de ustedes unida a la gracia de Mi Escapulario, pueda llevarlos a aquellas bellísimas moradas que Yo preparo para ustedes en el Cielo y los tornen dignos de ver a Dios cara a cara en el Cielo.

Usen Mi Escapulario del Carmen con amor, para que entonces, Yo esté siempre acompañando a ustedes por todas partes y cubriéndolos con Mi Manto, para que Mi enemigo no pueda hacer mal a ustedes ni pueda llevarlos por el camino de la perdición.

Amen, amen a Dios con el amor puro, con todo el amor de sus corazones, con todas sus fuerzas. El amor es Dios, Dios es amor y lo que Él desea en Mis Apariciones aquí es el amor. Continúo apareciendo aquí hasta hoy por tantos años buscando amor en el corazón de Mis hijos.

Que las oraciones de ustedes sean oraciones de amor. Hagan oraciones de amor Mis hijos, oraciones pidiendo el amor, oraciones deseando el amor, oraciones deseando a Dios con amor; para que esas oraciones verdaderamente lleven a ustedes a amaren más a Dios con obras, con el ‘Sí’, con la renuncia de ustedes, para producir frutos de amor para el Señor.

Si las oraciones de ustedes no llevan a un deseo mayor de Dios, a una unión mayor con Dios, sus oraciones no tendrán sentido ni tendrán mucho valor. Por eso, recen haciendo oraciones de amor, deseando más y más Mi Llama de Amor, para con ella amar a Dios, amarme y amar también a las almas, con ese amor que Mi hijo Marcos habló: el amor sobrenatural, ágape, el amor que llevará a ustedes verdaderamente a ser Llamas incesantes de Amor.

Sean amor, vivan de amor.

Conviértanse sin demora, porque están en la última media hora del día de Dios y estos últimos minutos de esta última media hora pasarán más rápido, para que todo el universo sea finalmente liberado del dominio de Mi enemigo y pueda conocer el culmen de su liberación y de su total renovación.

Recen Mi Rosario Mis hijos, haciendo el Rosario con amor. Que el Rosario de ustedes sea un Rosario de amor, deseando más a Dios, deseando el amor y después dando el amor que Dios pide en el día a día, en el sacrificio, en la oración, en el servicio, en el trabajo; en fin, en todas las cosas.

Conviértanse sin demora, es la última media hora del día de Dios y en breve Mis hijos sonará Mi hora, Yo tendré que ir y cuando Yo vaya, Mi Hijo mandará el Gran Castigo. Lo que impide el Castigo de venir ‘Soy Yo’, que estoy aquí en Mis Apariciones en Jacareí. Pero cuando Yo Me vaya y no venga más todos los días aquí, será retirado aquél que detiene el Castigo, o sea, Mi Inmaculado Corazón y entonces, verdaderamente, vendrá el Castigo.

Conviértanse sin demora, vivan el amor, sean el verdadero amor.

A todos Yo bendigo con amor: de FÁTIMA… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ.”



MENSAJE DE SANTA EMILIA

“Amados hermanos Míos, Yo, Emilia, vengo del Cielo para decir a ustedes: “Sean amor renunciando a todo tipo de amor mundano, a las pasiones, a los placeres, que hacen a la naturaleza humana de ustedes decaer más bajo aún que los animales y abran sus corazones al Amor Divino, al amor sobrenatural; para que entonces, este mundo miserable y empobrecido por el pecado, pueda finalmente conocer el amor sobrenatural, el Amor Divino, que todo renovará y todo elevará hasta el mayor culmen de santidad que la humanidad jamás conoció.”

Sean el amor, viviendo el amor en el día a día, sobre todo, dando a Dios la respuesta de amor que Él pide a ustedes todos los días en el día a día y sobre todo, en la hora de la renuncia y en la hora del sacrificio. No sean almas hipócritas, que rezan el Rosario pidiendo un amor que niegan a Dios y a Su Madre cuando es hora de donarse, cuando es hora de amar, pero sean almas verdaderas, almas que de verdad piden el amor, quieren el amor y dan amor, siendo almas de verdadero e intenso amor.

Sean amor, procurando en todo, colocar el amor sobrenatural, para que entonces, hasta incluso las más pequeñas y a los ojos de los hombres, insignificantes acciones de cada día, esas acciones sean sobrenaturalizadas, o sea, el amor sobrenatural dé a ellas valor sobrenatural, poder sobrenatural con el cual ustedes agradarán mucho al Señor y también conquistarán muchos méritos para ustedes para la vida eterna.

Sean amor, sobrenaturalizando todas las acciones de ustedes, haciendo todo con amor sobrenatural, para que entonces, verdaderamente, la vida de ustedes sea preciosa, valiosa y rica a los ojos de Dios, y un día, toda esa riqueza de ustedes aplicadas a las almas, genere la conversión y la salvación de muchas y muchas almas.

Recen el Rosario. El Rosario rezado con amor, es un medio poderosísimo para conseguir el amor sobrenatural. Yo, Emilia, estaré al lado de ustedes para ayudarlos y para auxiliarlos en esta gran y la más importante tarea de la vida de todo hombre.  

Yo no soy la misma Emilia que ya apareció aquí. Vengo por la primera vez, porque amo mucho a Mi amadísimo Marcos, amo mucho el padre espiritual de él Carlos Tadeo y porque amo mucho a todos ustedes también. Protejo a ustedes. 

Ustedes no Me conocen, pero Yo los conozco. Sé todo lo que acontece con ustedes y rezo por ustedes delante del Señor. Quiero ser la amiga de ustedes. Llámenme en todo lo que precisaren de Mí y Yo vendré del Cielo para ayudarlos de la mejor forma que Me permita el Señor.

A todos ahora y a Mi amadísimo y predilectísimo Marcos, les bendigo con amor.”

viernes, 14 de julio de 2017

18 de Julio de 2010 - Mensaje de San Camilo de Lelis a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 18 de Julio del 2010
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 


MENSAJE ESPECIAL:

14 DE JULIO: FIESTA DE SAN CAMILO DE LELIS

FUNDADOR DE LA ORDEN DE LOS "HERMANOS MINISTROS DE LOS ENFERMOS Y MÁRTIRES DE LA CARIDAD", COMÚNMENTE CONOCIDO COMO "ORDEN DE LOS CAMILOS". PATRONO DE LOS MÉDICOS, ENFERMEROS, ENFERMOS Y DE LOS QUE SUFREN.

MENSAJE DE SAN CAMILO DE LELIS


“Amados hermanos, Yo, Camilo de Lelis, siervo del Señor, siervo de la Virgen María, les saludo y les doy hoy la paz.

Paz a su corazón, paz a su alma, paz a su vida, nada perturbe su paz, que su paz sea Dios, que su paz sea la Madre de Dios.

Que su paz sea la continua práctica, obediencia y observancia de la Palabra de Dios, de la Palabra del Señor que le es dirigida en este tiempo, en estas Apariciones. Que su paz sea la verdad, sea vivir continuamente en Dios, en Su Gracia, en Su Ley, en Su Amistad.

Nada ni nadie podrá destruir su paz, si su paz fuere Dios, fuere el amor incondicional, total, pleno a Él y a María Santísima, si su paz fuere la obediencia a la Palabra, a los Mensajes de Ellos; nada ni nadie podrá jamás robar esa paz de sus corazones y de sus almas.

Ustedes saben que Yo soy el patrono de los médicos, de los enfermeros, de los que cuidan a los que sufren y de los enfermos; es Mi misión ser el enfermero de sus almas, ser el enfermero de sus corazones, tantas veces cansados y abatidos de las batallas contra el demonio, contra el pecado, contra la dureza, la rebeldía y desobediencia de las almas que encuentran en su camino y que no aceptan los Mensajes de la Señora, que no quieren lo que Ella quiere, que no quieren cumplir las órdenes de Ella, las órdenes del Señor

Es Mi misión curar siempre más sus almas que sufren el choque del bien contra el mal, de la verdad contra la mentira, de la fe contra la incredulidad y apostasía, de la obediencia contra la desobediencia que encuentran en tantas almas todos los días y que al chocaren a su corazón tantas veces, dejan en sus corazones marcas profundas de tristeza, perplejidad, desánimo y desaliento.

Es Mi misión curar esas heridas en ustedes, darles nuevo ánimo, nuevo aliento, nuevo vigor en el servicio del Señor y de María Santísima, y llevarles siempre más adelante, siempre más en frente, como apóstoles valerosos y sin miedo, que no se avergüenzan de llevar la luz, que no se amedrentan delante del rechazo del mundo en recibir esa luz, que no se intimidan delante de las amenazas del mundo, siempre más rebelde a Dios y a Su Ley de amor.

Es Mi misión curar sus corazones también de las heridas provocadas en ustedes por el pecado, que aún traen dentro de ustedes. Esas miserias, esas llagas abiertas en ustedes debido a sus defectos, siempre repetidos y cometidos, sus pecados siempre repetidos y cometidos; esas llagas Yo quiero curar con el bálsamo del Amor Divino, con la dulzura del Cielo, con el amor de la comunión de todos los Santos que por ustedes rezan, por ustedes interceden, por ustedes luchan, por ustedes también batallan a cada día, procurando siempre más alejar de ustedes el mal, la violencia, las ocasiones de pecado, las trampas del demonio; de forma que, cada día, su corazón siempre más fuerte, siempre más vigoroso, ame a Dios con todas sus fuerzas, ame a la Virgen Santísima con todas sus fuerzas y ame al prójimo, trabaje por la salvación de las almas cada vez más, para mayor gloria del Señor, para mayor contentamiento del Corazón Inmaculado de María y júbilo de todo el Paraíso.

Es Mi misión curar sus almas y sus corazones de las heridas provocadas por el demonio. Él los golpea cada día más con: tentaciones, con sugestiones, con ideas que les llevan al pecado, pues, él conoce sus malas inclinaciones, conoce sus flaquezas; estudia, analiza su comportamiento, su manera de ser, su tendencia natural al mal y arma los planes más inteligentes para un ángel decaído como él, para llevarles todos los días a ofender al Señor, a alejarse de Él y de María Santísima por el pecado, haciendo con que caigan continuamente en sus flaquezas.

Quiero curar sus corazones de esas llagas que el enemigo de su salvación abrió, llevándoles siempre más a resistir al mal, a oponer las tentaciones del demonio las virtudes, a sus defectos oponer las virtudes; llevándoles cada día más también a vivir una vida de profunda oración, intimidad y comunión con Dios, con María Santísima, con Nosotros los Santos y con los Ángeles. Les llevo cada día más al amor mayor, más abrasado y profundo a la Palabra de Dios, a la Palabra de María Santísima, a los Mensajes Celestes que ya hace 20 años les son dadas aquí y que en tantos lugares de la tierra ya hace muchos más años.

Es Mi misión llevarles a una vida de profundo sacrificio y penitencia, de renuncia a ustedes mismos y a su voluntad corrompida, de renuncia al mal y de perfecta mortificación de todos sus deseos desordenados, para que así, cada día más, viviendo una vida perfecta en la oración, en el sacrificio, en la penitencia, en la sobriedad, en la templanza, en el equilibrio cristiano de los Santos, en la perfecta renuncia de ustedes mismos y del mundo, puedan seguir cada vez más ilesos y cada vez más fuertes de sus tentaciones y trampas, y ustedes entonces, como verdaderos campeones, guerreros victoriosos de la santidad, podrán un día llegar junto de Nosotros en el Cielo y recibir aquella corona que, Nosotros los Santos, ya recibimos por haber combatido el buen combate aguerridamente hasta el final.

Es Mi misión curarles de todos los males, también de su corazón, de su íntimo, de su mente, de su naturaleza humana y hasta incluso de su cuerpo, porque el Señor desea que ustedes sean guerreros, soldados plenamente fuertes, plenamente firmes, plenamente aguerridos en la lucha, en la batalla por la salvación de las almas y para hacer la verdad, la santa fe católica, el Corazón Inmaculado de María, triunfar en el mundo.

Pídanme las gracias, las curas para el alma, pues todas esas, Dios quiere concederles. Pídanme las gracias de cura para el cuerpo, pero sin apegarse a ellas, porque muchas veces Dios permite a ustedes también el sufrimiento, para que con ello, ustedes puedan salvar más almas; pero pídanme, porque muchas curas físicas el Señor desea realizar por medio de Mí, para que tengan salud, no para volver al mundo y perderse con el mundo, pero para que ustedes se tornen apóstoles valerosos en la lucha por la salvación de las almas, por el triunfo del bien sobre el mal, de la luz sobre las tinieblas, de la verdad sobre la mentira, de Dios sobre Satanás, del Cielo sobre el infierno.

Yo prometo rogar por ustedes incesantemente como ya he hecho hasta ahora, a todo instante, en el Trono del Señor y de Su Madre Santísima.

Vivan la verdadera devoción a Nosotros los Santos, pues, esa verdadera devoción les llevará al Cielo, al Paraíso, a Dios. Y Nosotros, los Santos del Señor, les conduciremos en seguridad por la senda cierta que Nosotros ya descubrimos, caminamos y con el cual llegamos victoriosos al Cielo. Nosotros les llevaremos por esa senda y no descansaremos mientras no les veamos con Nosotros en la gloria eterna.

Déjense conducir por Nosotros, déjense guiar por Nosotros, formar por Nuestros Mensajes, los Mensajes que les damos aquí. Hagan Nuestra Hora de oración los miércoles con más amor, porque a través de esa Hora Santa, les transformaremos en aquellos mayores Santos que la Santísima Virgen desea producir en el fin de los tiempos, para mayor glorificación de Dios, de la Santísima Trinidad, de la verdad y para mayor humillación, derrota y desgracia en el infierno y sus potencias. Ustedes son llamados a ser esos Santos y lo serán de hecho si se dejan coducir y formar por Nuestros Mensajes.

A todos en este momento, Yo, Camilo de Lelis, bendigo generosamente con la Madre de Dios y con todos los Santos y Ángeles del Paraíso.

La paz Marcos, predilecto de los Santos, amado de los Santos, electo Nuestro. La paz Mi pueblo bienamado." 


martes, 11 de julio de 2017

09 de Julio de 2017 - Mensaje de la Virgen María y de San Elesbán a través del Vidente Marcos Tadeo

Jacareí, 09 de Julio del 2017
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Queridos hijos, hoy, cuando ustedes ya celebran aquí el aniversario de Mis Apariciones en Montichiari, vengo a pedir a ustedes: “Sean esencia de amor, o sea, amen a Dios con todo el corazón de ustedes, con todo el alma, con toda fuerza y que la vida de ustedes sea una continua esencia de amor de Dios y a Dios, esparciendo por todas partes el suave perfume de la gracia de Dios, del amor de Dios, para que este mundo afeado por el pecado, pueda ser finalmente transformado, renovado y se torne verdaderamente jardín de gracia y belleza de la Santísima Trinidad.”

Sean esencia de amor, rezando todos los días con amor, haciendo muchas oraciones de amor, actos de amor, sacrificios de amor, penitencias de amor, esfuerzos de amor por Dios, por Mí, por la salvación de las almas, para que verdaderamente la vida de ustedes sea una esencia perfumada, deliciosa, para que entonces, la vida de ustedes verdaderamente atraiga a todas las almas para Dios y las almas puedan sentir el agradable aroma del amor y de la bondad de Dios.

Sean esencia de amor, donándose cada día más a Dios y a Mí, procurando siempre hacer algo a más para que el amor de ustedes por el Señor, por Mí, por la salvación de las almas crezca y ustedes entonces sean rosas místicas perfumadas de amor cuyo perfume sea más fuerte, más dulce y agradable aún de que el nardo, para que entonces, el mundo entero afeado, destruido por Mi enemigo, pueda sentir ese dulce suave perfume del amor de Dios y así, todas las almas busquen a Dios, Su Gracia, busquen la reconciliación con Él y así, las almas se tornen verdaderamente rosas místicas de amor por Dios.

Sean esencia de amor, viviendo continuamente de amor y por amor. El amor es Dios y quién vive en el amor, vive en Dios y Dios vive en él. Yo vine en Montichiari buscar almas que como Mi hijita Pierina, como Mi hijito Marcos, fuesen rosas místicas de amor y de sacrificio, que se dejan macerar, aplastar, para que entonces, la dulce suave esencia del amor en pura transformación de la Caridad Divina, pueda esparcirse por el mundo entero, convirtiendo a los pecadores, trayendo a las almas para Dios como una fuerza invencible, imparable e indestructible de conversión y de salvación para el mundo.

Si ustedes Mis hijos fueren esas rosas místicas, entonces, por medio de ustedes, Mi Llama de Amor actuará poderosamente convirtiendo a muchos pecadores y trayendo a todos ellos para la salvación.

Sean esas rosas místicas de amor que emanan esa esencia divina de amor, para entonces purificar este mundo del olor fétido del gas mortal que liberan todas las rosas negras de Mi enemigo que él plantó en la humanidad, que son: el pecado, la violencia, la idolatría a los nuevos ídolos modernos, el placer, el dinero, el poder, la fama, la gloria, el prestigio, la sensualidad, para que entonces, el mundo finalmente sea liberado del gas mortal que esas rosas negras de Mi enemigo liberan y así, todas las almas puedan de nuevo respirar el aire de la gracia de Dios, el aire de la salvación.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días.

Continúen rezando la Coronilla de las Lágrimas todos los días, porque así como por ella hice muchos milagros para Mi hijo Marcos y a través de él a todos, así también haré para ustedes Mis hijos. Todo lo que ustedes Me pidieren por la Coronilla de Mis Lágrimas, todo siempre será concedido, porque Mi sufrimiento, Mis dolores junto con Mi Hijo fueron tantas y tan intensas, que si fuesen llamas, disolverían todo el mundo y hasta otros mundos. Por eso, todo lo que fuere pedido por los méritos de Mis acerbísimas lágrimas y dolores, Mi Hijo les dará. Recen esa Coronilla y ustedes cogerán muchas victorias.

Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo, sé que hoy volverás para tu tierra, para tu casa. Gracias por haber estado aquí Conmigo estos tres días consolándome y consolando a Mi hijito Marcos. Gracias por la alegría que tú diste al Corazón de Nosotros dos. Gracias porque tu presencia aquí alegra Mi Corazón y Me hace olvidar muchos dolores que Mis hijos Me dan. Gracias hijo, porque mientras tú estás aquí, Mis lágrimas no caen. Gracias porque mientras tú estás aquí, Mi Corazón recibe el calor de tu amor y así el hielo con el cual Mis hijos Me tratan, se derrite y Mi Corazón se calienta de nuevo y vuelve a derramar sobre la humanidad entera las gracias abundantes y eficaces de Mi Llama de Amor.

Gracias por ser amor y por vivir continuamente de amor a Mí. Continúe firme y ni mires atrás. No mires ni para la derecha ni para la izquierda, ni abajo ni atrás, mire siempre para la estrella, para María, para Mí y ve en frente Mi hijo y no temas nada, porque por medio de ti, allá en tu tierra, y en muchos corazones en el mundo entero, Yo triunfaré y a través de ti y de Mi hijito Marcos, haré la esencia de Mi Amor llenar el mundo entero y para hacer las almas respiraren de nuevo el aire de la gracia de Dios y así, el mundo será salvo.

Yo te bendigo con amor y bendigo a todos Mis amados hijos aquí: de MONTICHIARI… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”



MENSAJE DE SAN ELESBÁN


“Amados hermanos Míos, Yo, Elesbán, Me alegro por venir hoy por la primera vez aquí en Jacareí.

Gracias amados hermanos por haber venido hoy a alabar y amar a Nuestra Reina Santísima.

Yo, Elesbán, que fui un rey de la raza negra, vengo hoy para decir a todos ustedes: “Sean el jardín de amor de la Inmaculada como Yo fui, viviendo en el amor de Ella, en el amor de Dios, viviendo siempre más en oración, en penitencia, en sacrificio, luchando por las almas y practicando así la obra de las obras y la caridad de las caridades, la oración y el sacrificio."

Sean los jardínes de la Inmaculada, cultivando en sus almas todos los días las más bellas flores de amor, de obediencia, de humildad, de sumisión a Ella, para que Ella verdaderamente pueda vivir y reinar en todos ustedes.

Sean los jardínes de la Inmaculada, procurando todos los días dar a la Inmaculada más y más numerosas flores de sacrificio, de donación, de dedicación, luchando por Ella, sufriendo por Ella, haciendo todo por Ella, consumiendo su vida en amor por Ella.

Sean los jardínes de la Inmaculada, haciendo verdaderamente con que Ella reine en todos ustedes y a través de ustedes transforme los desiertos de todos los corazones en jardínes de rosas perfumadas de amor.

Amado hermano Carlos Tadeo, Yo, Elesbán, te amo mucho, rezo por ti en el Cielo todos los días y a todo momento. También te acompaño porque de una cierta forma tú también tienes que gobernar a las almas que la Inmaculada te confió a ti y guiarlas por el camino de la santidad y de la salvación.

Grande es la gracia y la responsabilidad dada a ti. Yo que goberné Mi reino guiando a toda una Nación en la obediencia al Señor y a la Madre de Dios, te ayudaré a guiar, a gobernar esas almas, siempre más dirigiéndolas por el camino de la salvación, del bien, de la gracia y del amor.

Cuente conmigo, confíe en Mí, llámame y Yo vendré a ayudarte siempre. Todo lo que tú precises, todo lo que tú quisieres, ven a pedirme y Yo siempre te ayudaré de la mejor manera posible que el Señor permita.

Yo estoy a tu lado siempre, nunca te dejaré. Sepas amado hermano que la gracia que tú recibiste de haber sido escogido por la Inmaculada para tan gran misión, para también tener la honra, la gracia, el privilegio y misión de ser padre del hijo de las profecías de Ella, del hijo del vidente más obediente, dedicado, valeroso y fiel a Ella, esa gracia Yo daría todo para volver a la tierra y poseer. Y tú posees.

Entonces amado hermano, alabe a Dios, alabe a la Madre de Dios y ámelos con todas las fuerzas de tu corazón por esa gran gracia y favor que te dieron. Agarre esa gracia con todas tus fuerzas y no la dejes por nada, por nada. Piensa en el inmenso amor de la Madre de Dios que te favoreció mucho más que a Mí, mucho más que todo Mi reino en África. Sí, eran millones los que rezaban conmigo, millones los que sirvieron a Dios conmigo y millones que inclusive hasta fueron martirizados y no recibieron tamaña gracia que tú recibiste.

Debes pues sentirte feliz, debes pues amar mucho a este Dios y a esta Madre que te favorecieron más que a Mí y más que a Mi reino. Sí, alabe a Dios, ámelos y ama también el hijo que Ellos te dieron, pues, por él ganaste lugar en el Cielo, por él ganarás muchas más gracias de la Inmaculada y de Dios, por medio de él, tú serás transformado en Llama incesante de Amor.

Reza el Rosario todos los días y siempre que tú pudieres, rece cuando sea posible, tres veces una jaculatoria en Mi honor y Yo vendré siempre para ayudarte, bendecirte y darte la sabiduría y la prudencia para que tú gobiernes a las almas que la Madre de Dios te confió, construyendo y plantando el reino de amor de Ella en los corazones de ellos.

Te amo mucho y te doy Mi bendición y Mi paz, y a todos ustedes amados hermanos digo: “Recen el Rosario.”

En Mi tiempo no había aún el Santo Rosario, por lo menos Yo no lo conocí. Ustedes tienen esa arma invencible que la Madre de Dios les dio y aún por encima tantas Coronillas y de entre ellas, la Coronilla de las Lágrimas, Coronilla de poder, tantas Coronillas de poder. Récenlas y ustedes conseguirán todas las gracias que pidieren, inclusive la salvación eterna.

Amen el Rosario, propaguen el Rosario, vivan el Rosario, sean un vivo y ardiente Rosario de amor.

A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Marcos, el más obediente, dedicado, valeroso, siervo e hijo de la Madre de Dios, que por Ella tuviste el coraje de sufrir tanto, pequeño mártir de la Inmaculada, rosa mística de amor macerada en alabanza de la Inmaculada, cuya esencia de amor hoy se esparce y llega a 190 países de la tierra y lleva millones a la Inmaculada. A ti rosa eterna de amor y a todos Mis hermanos aquí bendigo con amor ahora.”



(Vidente Marcos): “Querida Madrecita del Cielo ¿Tú Señora y San Elesbán pueden tocar en estos rosarios y cuadros que hicimos para tus hijos, para protección de ellos? Gracias por el cariño.”

La Madre de Dios y San Elesbán accedieron y tocaron en los sacramentales. Luego la Madre de Dios añadió: 

(María Santísima): “Conforme prometí: adonde quiera que estos objetos religiosos lleguen, allá estaré viva, realizando las mayores gracias y bendiciones del Señor. Llévenlos Mis hijos, porque son reliquias, son objetos tocados por la Madre del Salvador, por la Madre de Dios, la mujer más brillante que el sol, que es Su Madre.

Yo quiero de este modo ayudarles, bendecirles y protegerles. Llévenlos con amor y cuiden de ellos con devoción. A todos, a todos Mis hijos, a Mi pequeño mártir de amor, a mi rosa mística de amor, Mi hijito Marcos y a ti también Mi pequeño sol y luz que Yo encendí en este mundo para clarear las tinieblas, Mi pequeño hijo Carlos Tadeo.

Mi amadísimo hijo, te amo, te bendigo, te cubro con Mi Manto y digo: “Quede en la paz del Señor, ve en la paz del Señor y sirve siempre más al Señor. Estaré contigo para siempre más bendecirte, protegerte y guiarte.”

(Vidente Marcos): “Hasta breve Madrecita.”



SAN ELESBÁN

PATRONO DE ETIOPÍA

BREVE BIOGRAFÍA

Elesbán (¿500?-555) fue un rey del Imperio Axum (actual Ciudad de Aksum, Etiopía) entre 519-531. Fue el rey 47ª de su dinastía. Según la tradición, era descendiente del rey Salomón y de la reina de Saba.

En el Siglo VI, Elesban consiguió expandir el reino cristiano de Etiopía a través del mar rojo hasta la península arábica y el Yemen, convirtiendo a los Árabes y Judíos a la fe católica.

En el año 523, Danaán, Judío del Reino Himiarita (actual Yemen), arrojó una rebelión contra Elesbán y masacró a los Cristianos de su reino, incluyendo al vice rey instalado por Elesbán en la Ciudad de Safar.

Con el apoyo de Justino I, Emperador Bizantino, Elesbán reacciona y consigue vencer a Danaán en una guerra, restableciendo la fe católica y colocando en el trono de Danaán a un rey cristiano, Esimifeu.

Al final de su vida, Elesbán abdicó de su trono en favor de su hijo y repartió sus riquezas entre los pobres. En Jerusalén depositó su corona en la Iglesia del Santo Sepulcro y pasó a vivir como ermitaño. Murió en el año de 555. Su fiesta es el 27 de Octubre.

San Elesbán, ruega por nosotros.